Anticonceptivos: métodos de barrera

Incluido en: Anticonceptivos

Métodos anticonceptivos de barrera

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Descubre cómo los métodos anticonceptivos de barrera no solo previenen el embarazo, sino también evitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Claves de aprendizaje

  • Los métodos anticonceptivos de barrera evitan que los espermatozoides alcancen el óvulo.
  • Los preservativos masculinos y femeninos evitan el intercambio de fluidos corporales y, por lo tanto, el contagio de enfermedades de transmisión sexual.
  • Los preservativos masculinos son el método de barrera más eficaz, ya que son fiables al 98 % si se emplean correctamente.
  • Las barreras químicas, como los espermicidas, pueden destruir o inactivar los espermatozoides por contacto.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

La concepción no es posible a no ser que un espermatozoide alcance al óvulo.

Así que una forma de evitar el embarazo es asegurarse de que no llegue.

Existen diversos métodos anticonceptivos de barrera, pero todos con el mismo principio: evitar que el espermatozoide llegue al óvulo en la parte superior del aparato genital.

Las barreras físicas bloquean el paso de los espermatozoides.

Pueden ser diafragmas y capuchones, que se introducen en la vagina y evitan que los espermatozoides pasen al útero.

O preservativos masculinos y femeninos, que evitan el intercambio de fluidos corporales.

Las barreras físicas, como los preservativos, se usan a menudo con barreras químicas, espermicidas que matan o inactivan los espermatozoides por contacto, de forma que no puedan alcanzar el óvulo.

Actualmente, los preservativos masculinos son el método de barrera más eficaz.

Son fiables al 98 %, si se usan correctamente.

Esto supone que si 100 mujeres emplean este método anticonceptivo durante un año, solo dos se quedarían embarazadas.

Si no se usa correctamente, la tasa de embarazos puede ser mucho mayor.

Pero las variantes anteriores no eran tan eficaces.

Se ha documentado que los romanos empleaban vejigas de cabra.

Y en el siglo XVIII, a menudo se hacían preservativos de lino o de tejidos animales.

Hasta el siglo XIX no se produjeron los preservativos de caucho, algo más parecidos a los de látex o plástico que se fabrican actualmente.

Estos materiales cortan el paso a los espermatozoides y así evitan los embarazos.

Pero también cumplen otro importante papel secundario.

Al evitar el intercambio de fluidos corporales, los preservativos también evitan el contagio de infecciones de transmisión sexual, como la clamidia y el VIH, que pueden contraerse al mezclase fluidos sexuales.

Esto diferencia a los preservativos de otros métodos anticonceptivos, como la píldora anticonceptiva oral.

Se emplean más de 10.000 millones de preservativos al año en todo el mundo, y son la única forma de protección contra las enfermedades de transmisión sexual y contra el embarazo.


Ponte en contacto con nosotros