Cómo gustamos

Incluido en: Los sentidos

Cómo gustamos

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

El sabor: instinto de supervivencia. Instintivamente rechazamos los sabores amargos y ácidos por si la comida está pasada o es venenosa. Introducción a la lengua y cómo nos ayuda a saborear.

Claves de aprendizaje

  • El gusto es un instinto de supervivencia que nos ayuda a saber cuándo el alimento es venenoso o está pasado.
  • Miles de receptores del sabor recubren la lengua.
  • Existen cuatro tipos de gustos principales: dulce, salado, ácido y amargo.
  • Al hacernos mayores, nuestro sentido del gusto cambia.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Los sentidos

DULCE Puré de banana

Contamos con nuestro sentido del gusto para saber qué tragar...

AMARGO Puré de achicoria

Cuando somos pequeños lo probamos casi todo una vez.

Usamos la lengua para decidir qué comer y qué no...

... y, a esta edad, rechazamos muchos alimentos.

Las plantas venenosas son amargas y algo ácido puede estar malo o peligrosamente verde...

Así que comenzamos nuestras vidas rechazando las cosas amargas y ácidas para evitar el peligro.

El sabor, instinto de supervivencia

Por otro lado, la necesidad de energía nos hace adorar el sabor de la comida que nos aporta azúcar, y el de la sal, para reponer el sudor.

Así que el sentido del gusto nos ayuda a distinguir las comidas peligrosas de aquellas que necesitamos para sobrevivir.

La lengua está recubierta de miles de receptores del sabor que se encargan de esto.

Cómo gustamos

Cuando comemos, la saliva empieza a descomponer lo que masticamos.

Así se liberan las sustancias que llegan a las papilas gustativas de la lengua.

Papilas gustativas

Hay diferentes clases de células receptoras para los cuatro sabores principales: dulce, salado, ácido y amargo.

Dulce, Salado, Ácido, Amargo

Cuando se activan, envían sus respectivas señales de sabor al cerebro.

«No me gusta».

       «Tápate la nariz. Voy a meterte algo en la boca».

Pero lo que percibimos como sabor no viene solo de la lengua.

«A ver, dime qué es lo que percibes».

«Es picante... pero similar a la harina».

«Terroso y como polvo».

Si te tapas la nariz y comes algo, puede ser muy difícil saber de qué comida se trata.

«Algún tipo de polvo».

«No sabe a nada».

«Destápate la nariz».

«Canela».

Esta combinación de olor y sabor es la que nos permite diferenciar miles de alimentos.

Sabor: lengua y nariz colaboran

«Oh, está muy rico».

Al hacernos mayores, nos volvemos más audaces, incluso podemos llegar a adorar comidas que antes rechazábamos... La capacidad de desarrollar el gusto por cualquier cosa es increíble.


Ponte en contacto con nosotros