¿Cómo se forman los copos de nieve?

Incluido en: Los estados de la materia

¿Cómo se forman los copos de nieve?

Play

Resumen

Una tormenta de nieve deja a su paso un manto característico. Si nos acercamos, apreciaremos la verdadera belleza de los copos de nieve individuales. ¿Cómo se forman las distintas variedades de copos de nieve? Y, ¿por qué son siempre perfectamente simétricos?

Claves de aprendizaje

  • Los copos de nieve se forman a partir del vapor de agua de las nubes cuando la temperatura es de 0 °C o inferior.
  • La temperatura, la humedad y la altitud influyen en el tipo de copo de nieve que se formará.
  • Los copos de nieve son simétricos gracias a la manera en que las moléculas de agua se disponen en el hielo.
  • Cuando se amontonan distintos tipos de copos de nieve, la nieve es inestable y pueden producirse aludes.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Consulta de materiales de aprendizaje para Los estados de la materia

Descargar transcripción

Después de una intensa nevada, las vistas pueden ser impresionantes.

Pero la verdadera belleza de la nieve reside en la formación de cada uno de sus copos.

Los copos de nieve tienen aspectos muy variados y son increíblemente complejos.

Pero, ¿cómo puede formar el agua estas estructuras?

Los copos de nieve se forman a partir del vapor de agua de las nubes cuando la temperatura es de 0 °C o inferior.

El tipo de copo de nieve que se forma depende de una serie de factores, incluyendo la temperatura, la humedad y la altitud de formación.

Habitualmente, los copos de nieve adoptan una forma hexagonal, que en apariencia puede ser muy sencilla o muy compleja.

En general, cuanto más baja es la temperatura, más delicado e intrincado es el copo.

Justo por debajo del punto de congelación, los copos parecen finísimas agujas o sencillos planos hexagonales, y normalmente son muy pequeños.

A medida que desciende la temperatura, los planos se extienden, aparecen muescas de creciente complejidad y el copo va creciendo.

Con más frío, crecen unas pequeñas agujas que salen del plano, y se forma el copo de nieve más característico: las «dendritas estelares».

La simetría inherente a los copos de nieve es el resultado de cómo se disponen las moléculas de agua en el hielo, entre las que se forman débiles enlaces de hidrógeno.

Las moléculas de agua se colocan de manera que se forma una red tridimensional muy ordenada, y se crea la estructura tan bellamente simétrica del copo de nieve.

Pero aunque son bonitos, los copos de nieve también tienen un lado oscuro...

Cuando se amontonan distintos tipos de copos unos encima de otros, puede formarse una capa inestable de nieve que, si se ve perturbada, puede dar lugar a un fenómeno terrorífico... un alud.

Todo ello debido a la estructura de la sencilla molécula de agua.


Ponte en contacto con nosotros