Defensa inmune (segunda parte)

Incluido en: La defensa inmune

Los anticuerpos

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Los anticuerpos combaten algunos de los invasores extraños más potentes que penetran en el organismo. ¿Qué son los anticuerpos y cómo funcionan?

Claves de aprendizaje

  • Cuando un microorganismo o una infección penetran en nuestro organismo, los linfocitos se apresuran hacia él.
  • Producen anticuerpos que derrotan al microorganismo.
  • Los anticuerpos nos confieren inmunidad.
  • Las vacunas activan anticuerpos al exponernos a dosis no mortales de microorganismos.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La defensa inmune

Los linfocitos son glóbulos blancos que nos permiten desarrollar inmunidad contra una enfermedad.

Todos los patógenos, desde la varicela hasta el resfriado, producen moléculas características propias: los antígenos.

Antígeno

En la superficie de los linfocitos existen receptores complementarios a un antígeno en particular.

Hay miles de linfocitos diferentes circulando por el cuerpo.

Si encuentran el antígeno específico, se unen a él y activan la producción de unas proteínas llamadas «anticuerpos».

Anticuerpos

Los anticuerpos se unen al patógeno y ayudan a eliminarlo de varias formas.

Actúan como marcador de la célula extraña.

Esto atrae a otros linfocitos que pueden destruirlos directamente o agruparlos para que los ingieran los fagocitos.

Pero lo fundamental es que, una vez se ha producido un anticuerpo específico, algunos de estos linfocitos seguirán activos aunque la infección haya terminado.

Anticuerpos que atacan a la fiebre aftosa.

Si el mismo invasor vuelve a atacar, estos linfocitos generarán una respuesta inmediata y potente.

Se replicarán muy rápido y producirán muchas copias del anticuerpo complementario a ese antígeno.

Esta magistral respuesta aplastará al patógeno.

La exposición no letal a los patógenos prepara a nuestras defensas inmunológicas.

La primera vez que un virus ataca, la respuesta del organismo es lenta, pero después es más rápida y más precisa.

Es lo que se conoce como «resistencia» o «inmunidad».

Que es la base del funcionamiento de las vacunas.

Esta es la razón por la que, si nos recuperamos de una infección, estaremos protegidos contra ella posteriormente.

Estaremos inmunizados.


Ponte en contacto con nosotros