Drogas peligrosas: cocaína

Incluido en: Drogas peligrosas

Drogas peligrosas: cocaína

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

La cocaína se obtiene de la planta de la coca y se emplea en forma de polvo o de piedra. ¿Qué efectos tiene la cocaína sobre el cerebro y el cuerpo, y qué la hace tan adictiva?

Claves de aprendizaje

  • La cocaína es una droga que se extrae de las hojas de la coca y se encuentra en forma de polvo y piedra.
  • La cocaína es un estimulante, altera la bioquímica del cerebro y es muy adictiva.
  • La cocaína aumenta la temperatura corporal y el ritmo cardíaco.
  • La cocaína a menudo se diluye con otras sustancias en polvo.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

La cocaína es una potente droga cristalizada de origen vegetal.

Se extrae de las hojas de la coca y se encuentra principalmente en dos formas: polvo y piedra.

La pureza de la cocaína suele ser solo del 15 al 20 %, ya que a menudo se adultera con otras sustancias como azúcar o almidón.

Produce un poderoso efecto inmediato sobre el cuerpo y el cerebro que, aunque es breve, provoca lesiones y dependencia a largo plazo.

Efectos sobre el cerebro.

La cocaína es un estimulante. Acelera las señales cerebrales, porque aumenta la producción de un neurotransmisor llamado dopamina, que crea sensación de placer.

El consumidor siente una confianza excesiva y cree que es capaz de lograr más cosas con su cuerpo de lo que puede en realidad...

Por lo que asume riesgos imprudentes y peligrosos.

La cocaína es increíblemente adictiva. Altera la bioquímica del cerebro, y lo hace depender del subidón que proporciona la droga.

Esta dependencia se hace tan fuerte que el usuario no puede pensar en otra cosa y depende de la droga para crear sensaciones de placer.

Efectos sobre el cuerpo.

Como estimulante, la cocaína aumenta la temperatura corporal y el ritmo cardíaco. El cuerpo está más activo y alerta.

Al aumentar el ritmo cardíaco de forma anómala, su consumo habitual eleva la tensión arterial a niveles peligrosos.

Los ataques al corazón son 23 veces más frecuentes tras el uso de cocaína.

Y una sobredosis puede provocar convulsiones e insuficiencia respiratoria o cardíaca.


Ponte en contacto con nosotros