El alcohol y el cerebro

Incluido en: El abuso de sustancias

El alcohol y el cerebro

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

El alcohol se consume en pequeñas cantidades por placer, pero el uso a largo plazo o el consumo de cantidades mayores tiene efectos preocupantes sobre el organismo, especialmente entre las personas más jóvenes.

Claves de aprendizaje

  • El alcohol es un depresivo y afecta al equilibrio, al habla y a la vista.
  • El alcohol actúa sobre dos sustancias del cerebro: la dopamina y la serotonina.
  • El alcohol actúa como anestésico en el cerebro, mata las células cerebrales y provoca pérdidas de memoria.
  • El alcohol tiene un asombroso efecto sobre los adolescentes.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para El abuso de sustancias

El alcohol es una de las drogas que más se consume en todo el mundo, pero algunos científicos la consideran una de las más peligrosas.

Sus diversos efectos tóxicos pueden dañar la salud a largo plazo y sus efectos sobre el cerebro a corto plazo son impresionantes.

Pero ¿qué efectos tiene el alcohol en el cerebro?

Depresor

A los cinco minutos de beber, el etanol ralentiza el paso de señales entre las neuronas: actúa como sedante o depresor.

«Me relaja...».

«Me siento mucho más relajado...».

«Me deja tranquilo».

«...relajado...».

Prolonga el tiempo de reacción, afecta al control motor y produce diversos efectos secundarios.

Equilibrio y control muscular atenuados. Falta de criterio. Dificultad para hablar. Visión borrosa.

Afecta al estado de ánimo. Dopamina. Serotonina.

El alcohol también actúa sobre dos sustancias cerebrales: la dopamina y la serotonina.

Las dos afectan al estado de ánimo y producen sensaciones de placer.

«Me hacía sentir bien».

«Me siento atrevida...».

«Muy extrovertida..."

Adictivo

El consumo excesivo comienza a activar los mismos sistemas cerebrales que activan drogas más potentes, como la heroína.

«Te hace sentir muy animado, te hace sentir que todo es posible».

«Porque crees que puedes conquistar el mundo... Creo que es eso...».

«Es por la confianza...».

En algunas personas puede provocar adicción al alcohol, conductas destructivas y dependencia.

Anestésico

El alcohol también actúa como anestésico, porque apaga partes del cerebro. Una dosis demasiado alta puede provocar una parada respiratoria.

Una inyección de solo 29 mililitros de alcohol puro es mortal.

Pero incluso en cantidades mucho menores, el alcohol mata neuronas y provoca pérdidas de memoria.

Se cree que el alcohol afecta especialmente al cerebro adolescente.

Dra. Linda Spear, universidad estatal de Nueva York, EE.UU.: «Hay zonas del cerebro adolescente que son más sensibles al alcohol y otras menos que en los adultos. Y entre las zonas que parecen más sensibles al alcohol se encuentran las regiones más importantes para el aprendizaje y la memoria. Los adolescentes son muy sensibles a los problemas de memoria inducidos por el alcohol».

Así que los adolescentes pueden aguantar más la bebida sin sentir o mostrar los obvios efectos de la intoxicación etílica, pero son más sensibles a las lesiones cerebrales que los adultos.


Ponte en contacto con nosotros