El cambio climático natural

Incluido en: El clima global

El cambio climático natural

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Los núcleos de hielo que se obtienen de las profundidades de las regiones polares de la Tierra albergan un secreto oculto: el registro histórico del clima de la Tierra.

Claves de aprendizaje

  • Es posible encontrar pruebas de los cambios climáticos naturales en los paisajes y los fósiles.
  • El estudio del hielo de los polos muestra que el clima de nuestro planeta ha fluctuado durante miles de años.
  • Los cambios en la órbita de la Tierra y las grandes erupciones volcánicas pueden afectar a estas variaciones naturales.
  • En la actualidad, la contaminación que provoca el ser humano y los niveles de dióxido de carbono van en aumento.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

El clima de la Tierra ha sufrido intensos cambios a lo largo de la historia.

Incluso antes de que hubiera humanos, los casquetes polares se expandieron y contrajeron muchas veces...

Quizá en algún momento incluso llegaron a cubrir todo el planeta, como si fuera una bola de nieve gigante.

En los paisajes y fósiles se observan signos de los cambios de temperatura... acaecidos hace millones de años.

Pero el registro climático más detallado de nuestro planeta se almacena en los hielos polares.

A medida que la nieve caía y daba forma a los casquetes polares de la Antártida y Groenlandia, capturaba indicios de condiciones climáticas pasadas.

Al perforar y extraer núcleos de este hielo, los científicos pueden analizar la historia del clima de la Tierra.

Las pequeñas bolsas de aire ancestral, que están atrapadas en el hielo, revelan las concentraciones pasadas de los gases de la atmósfera, como el dióxido de carbono y el metano.

Y los científicos pueden calcular las antiguas temperaturas de la atmósfera mediante el análisis del hidrógeno de estos núcleos de hielo, que se encuentra en diferentes formas según la temperatura del agua y del hielo.

Esto ha permitido a los científicos identificar en la historia de la Tierra periodos de calentamiento y enfriamiento global naturales.

Antes se creía que el clima solo podía cambiar lenta y gradualmente... pero las placas de hielo nos revelan una historia diferente.

Ha habido constantes fluctuaciones de las temperaturas, en ciclos rápidos, que se han repetido a lo largo de cientos de miles de años.

Algunos ciclos se corresponden con cambios en la órbita de la Tierra, que afectan a la cantidad de calor solar que alcanza nuestro planeta y, por tanto, al calentamiento o enfriamiento global.

Otras variaciones, debidas a enormes erupciones volcánicas o a cambios en la intensidad solar, también contribuyen a estas fluctuaciones naturales a lo largo de cientos o miles de años.

Pero ahora mismo nos encontramos en un momento sin precedentes en la historia del clima.

Por primera vez, nuestro calentamiento climático no es por causas naturales, sino por la contaminación que produce el ser humano.

La velocidad de los cambios es lo más preocupante, en especial la concentración del dióxido de carbono de la atmósfera.

En los núcleos de hielo de la Antártida, el incremento más rápido registrado fue de 30 partículas por millón, durante un periodo de aproximadamente mil años.

Sin embargo, los investigadores han registrado un incremento similar en los últimos 20 años...

Esta velocidad de cambio no tiene precedentes, y nadie sabe los verdaderos efectos que esto tendrá sobre el clima ni sobre la vida en la Tierra.

Pero la historia nos ha enseñado que el cambio climático puede ser drástico y de gran alcance, y que dispone del potencial para alterar el medio ambiente del planeta hasta que este quede irreconocible.


Ponte en contacto con nosotros