El enlace iónico

Incluido en: Tipos de enlace

El enlace iónico

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Cómo se combinan los metales y los no metales creando compuestos con propiedades únicas y muy diferentes.

Claves de aprendizaje

  • Un átomo con carga eléctrica se denomina ión.
  • Los enlaces iónicos son muy fuertes.
  • Los iones se forman cuando la capa exterior de los átomos pierde o gana electrones.
  • Los compuestos iónicos tienen puntos de fusión y de ebullición elevados.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

Esto es sodio. Al entrar en contacto con agua, produce llamas.

Y este gas verdoso es cloro. Es tan venenoso que ha sido utilizado en la guerra química.

Pero cuando se unen químicamente, estos dos peligrosos elementos –sodio y cloro– forman algo que es totalmente distinto a cualquiera de los elementos originales.

Es relativamente inocuo y lo ingerimos todos los días...

Cloruro sódico... sal de mesa.

Cloruro sódico (NaCl)

Muchos de los compuestos que nos rodean son el resultado de la combinación de átomos metálicos con átomos no metálicos.

Como el óxido de cinc en las cremas solares...

Y el fluoruro sódico que se emplea en las pastas de dientes.

Pero, ¿cómo se forman estos enlaces?

Enlace entre un metal y un no metal

Los átomos metálicos normalmente contienen solo uno o dos electrones exteriores. Así que para ser más estables, necesitan perderlos y quedarse con una capa exterior llena.

Átomo de sodio (Na)

Pero los no metales suelen tener cuatro o más electrones en su capa exterior. Por eso deben ganar electrones para alcanzar la estabilidad.

Átomo de cloro (Cl)

Cuando un átomo metálico y uno no metálico reaccionan entre sí, los electrones pueden pasar por completo de un átomo a otro.

El sodio pierde su único electrón exterior en favor del átomo de cloro... así sus capas exteriores quedan completas.

Pero ahora el átomo de cloro tiene un electrón de más con respecto a los protones, por lo que tiene carga total negativa. Ya no se denomina átomo. Es una partícula cargada: un ión cloruro.

Ión cloruro (Cl-)

Al haber perdido un electrón, ahora el átomo de sodio está cargado positivamente. Un ión sodio.

Ión sodio (Na+)

Y como los opuestos se atraen, los iones positivo y negativo quedan ahora fuertemente unidos. Esta fuerza de atracción recibe el nombre de enlace iónico.

El enlace iónico: Enlace entre iones cargados. Metal y no metal

Los iones sodio positivos y los iones cloruro negativos se agrupan y compactan... y forman una enorme red cristalina tridimensional.

Los enlaces entre iones son extremadamente fuertes y se necesita mucha energía para separarlos. Por esta razón, los compuestos iónicos tienen elevados puntos de fusión y de ebullición.

Los peligrosos elementos sodio y cloro ya no existen en el compuesto, sino que se han convertido en iones sodio e iones cloruro, que tienen propiedades totalmente distintas a las de los átomos originales.

Por tanto, la sal que tomamos todos los días es el producto de la conversión de los átomos en iones.


Ponte en contacto con nosotros