El primer pigmento sintético

Incluido en: Los ácidos y las bases

El primer pigmento sintético

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Se relata el hecho de cómo, a principios de siglo XVIII, una reacción contaminada conllevó el descubrimiento accidental de un pigmento azul que resultó ser la primera pintura sintética.

Claves de aprendizaje

  • En el siglo XVIII, las pinturas tomaban su color de pigmentos naturales.
  • Heinrich Diesbach descubrió de manera fortuita la primera pintura sintética moderna, el azul de Prusia.
  • El azul de Prusia es el producto de muchos procesos químicos.
  • El azul de Prusia fue comercializado durante el siglo XVIII y ampliamente utilizado en toda Europa.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Los ácidos y las bases

A comienzos del siglo XVIII, Berlín era la capital de Prusia. El llamativo estilo barroco estaba de moda y la pintura era un gran negocio.

En aquella época, las pinturas se coloreaban con pigmentos naturales, como el carbón negro o los ocres rojo y amarillo.

Pero no existía una fuente estable y asequible de pigmento azul.

Por aquel entonces, un fabricante de colores que trabajaba en Berlín, llamado Heinrich Diesbach, descubrió la primera pintura sintética moderna.

Heinrich Diesbach

Diesbach creó un bello e intenso azul... pero de manera completamente accidental.

De hecho, su intención era crear un tinte rojo.

Diesbach sabía que al combinar potasa, que es una sal de potasio, y sulfato de hierro se obtenía un pigmento rojo.

Pero compró potasa contaminada con aceite procedente de sangre de un animal.

Cuando calentó la mezcla, el hierro del aceite se combinó con el carbonato potásico en la potasa.

Y creó una sustancia muy espesa y pegajosa, que ardió hasta que quedó reducida a cenizas.

La filtró y diluyó... y luego la mezcló con sulfato de hierro (II)...

En vez del intenso rojo que estaba esperando, obtuvo un espeso precipitado verde.

Ahora sabemos que había creado ferrocianuro férrico.

Ferrocianuro férrico (Fe4[Fe(CN)6]3)

La adición de ácido clorhídrico hizo que la disolución se volviese de un intenso azul brillante.

Este pigmento recibió el nombre de azul de Prusia y fue el primer pigmento sintético.

Por primera vez, los pintores del siglo XVIII tenían acceso a un azul bello y asequible.

El azul de Prusia de Diesbach no tardó mucho en comercializarse, y su uso se extendió por toda Europa.

Ciertamente, más tarde fue utilizado por Monet, Van Gogh ¡y Picasso!


Ponte en contacto con nosotros