Introducción a la digestión

Incluido en: La digestión

Introducción a la digestión

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

El viaje a través del sistema digestivo: desde el momento en el que el alimento entra en la boca y pasa a través del estómago y los intestinos, hasta que sale del cuerpo en forma de desechos.

Claves de aprendizaje

  • Resumen de los órganos digestivos.
  • Descomposición de alimentos para su absorción.
  • Saliva y amilasa.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La digestión

Cada bocado que comemos hace el mismo viaje increíble por todo el cuerpo.

Ya sea fruta o pescado, pasta o nueces, el alimento entra en la boca, pasa por el estómago, da vueltas en los intestinos, finalmente llega al recto y sale en forma... de heces.

Por el camino, la comida se empuja, se estruja, se bate, se cubre de jugos digestivos.

Y todo para descomponer la comida en moléculas tan pequeñas que puedan pasar por la pared intestinal al torrente sanguíneo.

Este proceso se llama digestión.

Digestión

El proceso digestivo se inicia antes de introducir la comida en la boca.

«¿Tenéis mucha hambre?»

«¡Sííí!».

Al oler, ver o incluso pensar en comida, se activan las glándulas salivares de la boca.

Las glándulas salivares producen saliva.

La saliva contiene una enzima, la amilasa, que ayuda a descomponer el almidón de la comida en azúcares más simples.

Amilasa: descompone el almidón.

Por eso, si masticamos pan durante mucho tiempo, sabe dulce.

«¿Puedo comer espaguetis?».

«Quiero espaguetis».

«¡Aquí vienen!».

La acción de masticar ayuda a desmenuzar el alimento...

Después, cuando el bolo de comida está listo para tragar, la lengua lo empuja por el tubo que hay detrás de la garganta, el esófago.

Esófago: aproximadamente 20 cm de longitud.

Para ayudar a bajar el alimento, la pared del esófago se contrae rítmicamente. Estas contracciones musculares automáticas se llaman peristaltismo.

Peristaltismo.

«¿Alguien quiere más?».

«Noooo...».

La comida está ahora en la primera fase de este increíble viaje, a 10 metros y varios días del final...


Ponte en contacto con nosotros