La evolución humana: las pruebas

Incluido en: La evolución del hombre

La evolución humana: las pruebas

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Descubre cómo los fósiles ayudan a los científicos a recomponer el puzzle de los cambios evolutivos de los primeros hombres y cómo un fósil muy especial de África mostró una nueva y apasionante senda a los historiadores.

Claves de aprendizaje

  • Los fósiles proporcionan gran cantidad de datos sobre la evolución de los seres humanos.
  • El descubrimiento de un esqueleto de 3 millones de años de una criatura homínida ha aportado mucha información a los arqueólogos sobre los antepasados de los seres humanos actuales.
  • La forma y el tamaño de los huesos encontrados nos ofrece pistas sobre el tamaño de los músculos y la dieta de criaturas que vivieron hace millones de años.
  • El registro fósil contiene pruebas del desarrollo del cerebro humano, como el almacenamiento de agua y las ceremonias de enterramiento.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

¿Cómo podemos comprender la evolución de los seres humanos?

Algunas de las pruebas más contundentes y espectaculares se encuentran en los fósiles.

En 1974 el arqueólogo Donald Johanson trabajaba en un yacimiento de Etiopía.

«Por casualidad, miré por encima del hombro y, al bajar la vista, vi este trozo de hueso. Un trozo de codo. Y al mirar la pendiente, que era muy gradual, vi otros trozos de hueso que brillaban con el sol...».

Había descubierto el esqueleto casi completo de una criatura simiesca de hace más de 3 millones de años.

Se convirtió en uno de los fósiles más famosos de nuestro árbol familiar evolutivo, y se le llamó Lucy.

Perteneció a una especie denominada AUSTRALOPITHECUS AFARENSIS.

El esqueleto de Lucy reveló mucho más que su aspecto físico.

«Conservamos la mayor parte de su pelvis, que es una parte fundamental para la locomoción de un animal. Un chimpancé que anda a cuatro patas, por ejemplo, tiene una pelvis muy distinta de la de Lucy».

El Australopithecus había dado un paso evolutivo crucial: andaba a dos patas.

El cráneo también reveló el tamaño del cerebro.

«Era del tamaño de una pelota de softball americano, es decir, de un tercio a un cuarto del tamaño de un cerebro humano actual, como el de un simio, muy diferente al nuestro».

El estudio de los fósiles puede responder muchas preguntas...

Las marcas en los huesos revelan el tamaño de los músculos.

La forma de la mandíbula y los dientes revela la dieta.

E incluso podemos saber algo de su lenguaje por la posición de la laringe y de los huesos del oído.

Los registros fósiles indican el momento en que los humanos empezaron a usar herramientas...

...Y dieron el gran paso de controlar el fuego.

Los fósiles incluso contienen pruebas de los grandes desarrollos del cerebro humano.

Las pruebas de que almacenaban agua y de ceremonias de enterramiento indican la capacidad de imaginar y de hacer planes para el futuro...

...Y nos ayudan a recomponer el rompecabezas de la mente humana.


Ponte en contacto con nosotros