La picadura de las abejas

Incluido en: La defensa inmune

La picadura de las abejas

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

¿Cuándo y por qué pican las abejas? ¿Qué pasa en el cuerpo humano cuando lo hacen? ¿Por qué la picadura de las abejas solo supone una molestia para algunas personas, pero puede ser mortal para otras?

Claves de aprendizaje

  • Las abejas pican a las personas para defenderse.
  • El veneno de abeja contiene la toxina melitina, histamina y enzimas.
  • Algunas personas sufren una reacción alérgica grave al veneno de abeja y entran en choque anafiláctico.
  • La picadura de abeja se trata con antihistaminas o con reanimación y adrenalina en las reacciones más agresivas.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La defensa inmune

Las abejas obreras realizan muchas tareas, como recolectar néctar y polen, limpiar los panales, cuidar las larvas y defender la colmena.

Su principal medio de protección es la picadura.

La abeja hembra puede picar e inyectar una compleja mezcla de toxinas que lleva en su bolsa de veneno.

Para la mayoría de las abejas, esto supone la muerte.

La retorcida púa de su aguijón se engancha en la piel y, cuando se van, dejan atrás la bolsa de veneno y parte del abdomen, por lo que no pueden sobrevivir.

Las abejas no solo pican a los depredadores en la naturaleza.

Todos los años pican a miles de personas.

La mayoría de las personas sufren reacciones tóxicas no alérgicas, con algo de dolor, inflamación y enrojecimiento local, que se pasa en unas horas.

Pero la compleja mezcla de sustancias del veneno puede provocar reacciones alérgicas más graves.

El veneno de abeja contiene: toxina melitina, histamine, enzimas.

Algunos de estos componentes pueden destruir las células; en otras palabras, la picadura de abeja es citotóxica.

En una reacción alérgica localizada, aumentará la inflamación alrededor del picotazo, habitualmente en pocos minutos, con mayor dolor y molestias.

En un pequeño número de casos, el sistema inmunológico reacciona violentamente contra el veneno y la persona entra en choque anafiláctico, que puede dificultar la respiración e incluso ser mortal.

Para neutralizar algunas reacciones alérgicas, pueden usarse antihistaminas que bloqueen el efecto de la histamina del veneno; pero contra las reacciones anafilácticas más agresivas puede ser necesario emplear adrenalina y reanimación.

Solo un pequeño porcentaje de personas sufre reacciones alérgicas graves a las picaduras de las abejas, que solo pican como último recurso, ya que arriesgan su vida.


Ponte en contacto con nosotros