La sangre: lecciones de la guerra de Vietnam

Incluido en: El corazón y la sangre

La sangre: lecciones bélicas 1

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Lecciones desde el frente: ¿por qué la experiencia de los soldados de la guerra de Vietnam hizo que los médicos se replantearan el modo de tratar los traumatismos graves?

Claves de aprendizaje

  • Los médicos administraban transfusiones de sangre a los pacientes inmediatamente, que reventaban sus coágulos naturales.
  • Nuestro cuerpo forma coágulos naturales en las heridas, pero al principio son muy frágiles.
  • El aumento de tensión arterial los estalla, por lo que muchos soldados murieron.
  • Los médicos comprendieron que era mejor esperar a que los coágulos fueran más resistentes.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para El corazón y la sangre

Algunas veces, aprendemos cosas sobre el funcionamiento del cuerpo y sobre cómo tratarlo en lugares sorprendentes.

Lo que sucedió con los soldados heridos durante la guerra de Vietnam en los años 60 reveló la importancia de las defensas propias del cuerpo...

Vietnam, 1969

... E hizo que los médicos se replantearan cómo tratar los traumatismos graves.

La sangre incorpora un sistema de reparación automático que se activa casi instantáneamente cuando se daña un vaso.

Las plaquetas son unas pequeñas partículas celulares con una superficie pegajosa que les permite formar tapones en las heridas.

Después, las proteínas del plasma crean fibras de fibrina para reforzar el tapón. Así se forma un coágulo que cierra la herida y evita que se pierda más sangre.

Las plaquetas se pegan a los vasos desgarrados. El coágulo detiene el sangrado. Las fibras de fibrina sellan la herida

Las lesiones en Vietnam eran terribles. Pero la atención médica era rápida y los helicópteros llegaban a los heridos en minutos.

Con lesiones tan graves, se pierde una gran cantidad de sangre y la tensión arterial desciende mucho y muy rápido.

En los años 60, el tratamiento más habitual era intentar reponer la sangre lo antes posible.

Se practicaban transfusiones de sangre incluso antes de levantar a los soldados del suelo.

Pero aún así, muchos de ellos morían.

Jim Ryan, Cirujano de traumatología - «Los metían en un helicóptero, les colocaban la transfusión, la tensión arterial subía y sangraban. En mi opinión, hace miles de años que la madre naturaleza desarrolló un mecanismo para cuidarnos. Y debemos tener mucho cuidado de que los tratamientos no lo alteren».

Ese mecanismo es la coagulación de la sangre.

Un coágulo es como una presa que, con poca presión, no necesita ser muy resistente. Inicialmente el coágulo es muy frágil, así que, si aumenta la presión, la presa puede reventar.

Y se cree que eso es lo que pasaba con los soldados de Vietnam. Antes de que los coágulos pudieran formarse, el aumento de la tensión arterial los reventaba otra vez.

Tuvieron que pasar otros 15 años para descubrir lo bien que el cuerpo se cura a sí mismo.


Ponte en contacto con nosotros