La tecnología de alta fidelidad

Incluido en: Los circuitos

La tecnología de alta fidelidad

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Demostración de cómo los altavoces de Hi-Fi combinan inteligentemente la electrónica y el magnetismo para transformar los impulsos eléctricos en ondas sonoras que nuestro cerebro interpreta como música.

Claves de aprendizaje

  • Los altavoces convierten las señales eléctricas en ondas acústicas.
  • Un sistema de imanes dentro del altavoz empuja y tira del aire que hay delante del mismo para generar sonido.
  • Hay altavoces en los televisores, los teléfonos móviles, las radios de coche y los ordenadores.
  • Nuestros cerebros interpretan las ondas acústicas procedentes de los equipos de alta fidelidad como música.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Los circuitos

Encontramos altavoces por todas partes: en el televisor... en el teléfono móvil... en la radio del coche... o en el ordenador.

Pueden ser tan pequeños que caben en el oído... o tan grandes que proyectan el sonido a miles de personas...

¿Pero cómo se combinan los componentes de un circuito eléctrico para producir esos sonidos?

Alan Hildyard, ingeniero acústico: «Este es un altavoz de Hi-Fi de 3 vías que fabricamos aquí. Consta de tres elementos diferentes que producen el sonido que escuchamos. Aquí tenemos un dispositivo que permite desconectar los elementos. Si conecto el tweeter, que se encuentra en medio, podrás oír un ruido de frecuencia muy alta. Alrededor del tweeter tenemos un altavoz de medios y, abajo, el woofer, que reproduce los sonidos de más baja frecuencia. Los tres juntos cubren todo el espectro de frecuencias necesario para oír música».

Aunque cada uno de estos dispositivos es responsable de la reproducción de distintas frecuencias del sonido, todos trabajan de la misma forma: bombeando aire.

Alan Hildyard, Ingeniero de sonido - «Tienen un cono que se mueve adelante y atrás, y empuja el aire para producir el sonido. Este movimiento lo provoca un electroimán que actúa sobre una bobina de voz, fabricada en hilo de cobre y unida al ápice del cono, que se encuentra bajo el influjo de su campo magnético. La corriente eléctrica circula a través de estos dos cables que rodean la bobina de voz. Bajo la influencia del campo magnético, el cono se mueve arriba y abajo, lo que desplaza el aire y produce el sonido».

Sonidos como la música, los de un programa de radio o una conversación a través de un móvil, se transforman en señales eléctricas.

Estas señales son transmitidas al altavoz, que las convierte en ondas sonoras.

Alan Hildyard, Ingeniero de sonido - «Todo funciona gracias a la señal que llega a la parte posterior del equipo y que se transmite después a través de la placa de filtros electrónicos que podéis ver aquí abajo. Su cometido es dividir la señal en tres canales que alimentan el tweeter, el altavoz de medios y el woofer independientemente aunque, claro está, de forma sincronizada».

Esta inteligente combinación de fuerzas electromagnéticas y electrónica es la que hace que el altavoz empuje y tire del aire para producir ondas sonoras que nuestro cerebro interpreta como música.


Ponte en contacto con nosotros