La vida en los tórridos desiertos

Incluido en: La adaptación

La vida en los tórridos desiertos

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

De los camellos a los lagartos, cómo sobreviven los animales y las plantas en algunos de los hábitats más extremos de la Tierra: los abrasadores desiertos.

Claves de aprendizaje

  • Cómo se han adaptado los organismos al inhóspito paisaje desierto.
  • Desde adaptaciones físicas, como las jorobas del camello.
  • Las grandes orejas de los zorros Fennec.
  • Hasta las adaptaciones conductuales de la rata canguro, que solo se aventura a salir por la noche.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La adaptación

En los lugares más inhóspitos del planeta, las especies libran una batalla continua por la supervivencia.

El desierto ocupa la tercera parte de la superficie continental y es uno de los entornos más extremos de la Tierra.

Caen menos de 250 litros de lluvia por metro cuadrado al año y las temperaturas pueden llegar a los 50 ºC.

Los organismos que viven en estos duros entornos han desarrollado un abanico de características físicas y conductuales que les permiten sobrevivir.

Los organismos sobreviven en entornos muy duros gracias a adaptaciones físicas y conductuales

Adaptación física

Este es el habitante más característico del desierto y un ejemplo excelente de diseño evolutivo.

La piel del camello de color arena actúa como camuflaje y su tono claro repele de su cuerpo el intenso calor del sol.

Pero su pelaje también es grueso.

Las temperaturas pueden bajar hasta 30 grados por la noche y el pelaje les aporta el calor necesario.

Pero quizá la característica más distintiva del camello son sus jorobas.

Contienen un tejido graso que, cuando se metaboliza, proporciona agua y energía. Esto supone que un camello puede sobrevivir hasta dos semanas sin agua.

El feneco tiene unas enormes orejas que disipan el calor.

Su gran superficie irradia el calor del cuerpo y dirige la brisa para enfriar la sangre de los capilares que están justo debajo de la piel.

Adaptación conductual

La adaptación conductual también es muy importante.

Muchos mamíferos y reptiles son crepusculares, lo que quiere decir que solo salen al anochecer y al amanecer, cuando el calor es menos intenso.

Otros, como esta rata canguro, son totalmente nocturnos y restringen su actividad a las temperaturas más frecas de la noche.

La rata canguro solo pasa una hora al día en la superficie.

Con su calor extremo y la falta de alimento y agua, el desierto es el entorno más implacable que existe. Y la adaptación es imprescindible para sobrevivir en él.


Ponte en contacto con nosotros