Las drogas y el cerebro

Incluido en: El abuso de sustancias

Las drogas y el cerebro

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Explora los efectos de los distintos tipos de drogas psicoactivas sobre la bioquímica y las funciones del cerebro, desde las estimulantes a las depresoras.

Claves de aprendizaje

  • Se denominan psicoactivas las drogas que afectan al cerebro de modo que alteran nuestras emociones, comportamiento o conciencia.
  • Existen tres categorías principales de drogas psicoactivas: estimulantes, depresoras y alucinógenas.
  • Algunas drogas nos hacen sentir mayor energía, mientras que otras aquietan las emociones o nos hacen ver cosas que no existen.
  • Las drogas son muy peligrosas: distorsionan la realidad y a menudo provocan una adicción dañina.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para El abuso de sustancias

Si una droga afecta al cerebro de modo que altera nuestras emociones, comportamiento o conciencia, se dice que es psicoactiva.

Drogas psicoactivas

Las drogas psicoactivas imitan o alteran los neurotransmisores naturales de nuestro cerebro.

Estos son mensajeros químicos esenciales que transmiten las señales por las sinapsis neuronales.

Los neurotransmisores incluyen: Dopamina, Serotonina, Noradrenalina.

La mayoría de las drogas psicoactivas inundan el sistema de recompensa del cerebro, el sistema límbico, con el neurotransmisor dopamina.

Esto produce sensaciones breves de placer, pero el cerebro está diseñado para repetir actividades gratificantes, y esto es lo que provoca la adicción.

Las drogas psicoactivas se pueden clasificar en tres categorías según su efecto: estimulantes, depresoras y alucinógenas.

Estimulantes

Las estimulantes generalmente aumentan la cantidad de neurotransmisores para acelerar el paso de las señales entre las neuronas. Entre las estimulantes se encuentran la cafeína, el éxtasis y la cocaína.

Bajo la influencia de un estimulante, la sensación es de mayor alerta, energía y euforia.

Actividad cerebral y consumo de cocaína

Pero cuando se pasan los efectos, se produce un bajón que nos hace sentir peor que antes.

Depresoras

Las depresoras bloquean o reducen la cantidad de neurotransmisores y ralentizan la actividad cerebral.

Entre las depresoras se incluyen los tranquilizantes y los somníferos, los disolventes y el alcohol. Y también la heroína, que deprime el sistema nervioso.

Como imita al neurotransmisor endorfina, su consumo prolongado reduce o detiene la producción de endorfinas del propio cuerpo.

Lo que provoca los peligrosos síntomas físicos de abstinencia.

Alucinógenas

Las sustancias alucinógenas nos hacen sentir, ver u oír cosas que en realidad no existen. El cannabis es un alucinógeno suave que puede potenciar las sensaciones.

Otro alucinógeno mucho más potente es el LSD, que hace que la luz, el sonido, el espacio y la distancia parezcan muy distintos. Esta distorsión de la realidad puede asustar.

Como muchas drogas psicoactivas, se cree que el LSD puede desencadenar enfermedades mentales.

La alteración de la delicada neuroquímica cerebral es peligrosa y puede dañar la mente de forma irreparable.


Ponte en contacto con nosotros