Liquen: especie indicadora

Incluido en: Los ecosistemas cambiantes

Liquen: especie indicadora

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Los líquenes existen en entornos extremos en los que otras formas de vida sobreviven a duras penas. Sin embargo, estas especies tan resistentes no toleran la contaminación y reflejan la salud de los ecosistemas.

Claves de aprendizaje

  • Los líquenes son organismos que pueden prosperar en condiciones duras gracias a la colaboración.
  • Los pares de hongos y algas forman una relación beneficiosa para ambos.
  • Cada par es de una especie distinta de liquen.
  • Crecen despacio y constituyen un indicador preciso del cambio ambiental.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Los ecosistemas cambiantes

La vida existe incluso en los entornos más extremos de la Tierra.

Estas pequeñas estructuras vivas de crecimiento lento se llaman líquenes.

Líquenes

A menudo los líquenes son la primera especie en colonizar una zona.

Especies pioneras

Se originan gracias a una alianza entre dos organismos muy distintos: Algas y hongos.

Relación simbiótica entre un alga y un hongo

El alga, que puede realizar la fotosíntesis, fabrica la energía para el crecimiento.

El hongo tiene una gran superficie para capturar los nutrientes minerales. Su estructura también protege al alga.

Relación simbiótica del liquen: El alga produce energía por la fotosíntesis. El hongo captura nutrientes y da cobijo.

Cada pareja de un tipo de alga y hongo forma una especie distinta de liquen.

Unas 25.000 especies de líquenes

Los líquenes crecen muy lentamente, alguno tan solo 1 mm al año, y pueden tardar hasta 50 años en cubrir un centímetro cuadrado.

Colonizan hábitats inhóspitos, como rocas desnudas, desiertos yermos e incluso las heladas regiones polares.

Los líquenes sobreviven en estos hábitats hostiles porque extraen el agua y los minerales directamente de la atmósfera por toda su superficie.

Por ello, son muy sensibles a la contaminación atmosférica.

Así que pueden inferirse muchas cosas del estudio de los líquenes y de dónde se encuentran.

Indicadores de la contaminación

Los contaminantes atmosféricos o disueltos en el agua de lluvia, como el dióxido de azufre, impiden el desarrollo de líquenes, como ocurre en las zonas industriales y en las ciudades.

Por eso los líquenes son indicadores naturales de la contaminación atmosférica.

Se considera que los líquenes son uno de los organismos vivos más antiguos

Reflejan las cambiantes condiciones ambientales de nuestro mundo.

Y, sobre todo, los líquenes demuestran cómo se puede prosperar en condiciones duras gracias a la colaboración.


Ponte en contacto con nosotros