Los chimpancés: ¿nuestros parientes más cercanos?

Incluido en: La teoría de la evolución

Los chimpancés, nuestros parientes

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Nuestros parientes más cercanos son los chimpancés, con los que compartimos del 98 al 99 % de nuestro ADN. Pero, ¿cuánto nos parecemos en realidad?

Claves de aprendizaje

  • Nuestros parientes más cercanos son los chimpancés, con los que compartimos del 98 al 99 % de nuestro ADN.
  • Compartimos muchas características iguales, como la expresividad de la cara y una niñez prolongada.
  • Pero nosotros hemos desarrollado un cerebro mayor, pulgares oponibles y la capacidad de hablar.
  • Descubre cómo un pequeño número de aminoácidos entre cientos de un solo gen podrían ser la clave.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La teoría de la evolución

Los seres humanos y los grandes monos son parte de la misma familia de primates: los homínidos.

Homínidos

Nuestros parientes más cercanos son los chimpancés, con los que compartimos del 98 al 99 % de nuestro ADN.

Pero, ¿cuánto nos parecemos?

Con genes casi idénticos, los seres humanos y los chimpancés comparten varias características.

Tenemos manos hábiles y caras expresivas.

Disfrutamos de una larga niñez durante la que aprendemos destrezas importantes para la vida...

Y vivimos en sociedades complejas formadas por unidades familiares.

Hasta los años 60 se creía que solo las personas fabricaban y usaban herramientas.

Pero los chimpancés también usan herramientas para «pescar» insectos y romper frutos secos.

Incluso son diestros o zurdos.

Algunos chimpancés han comenzado a andar erguidos, lo que facilita la recolección de alimentos...

Y, aunque no pueden articular palabras, los chimpancés pueden aprender a comunicarse por signos y símbolos y a realizar tareas cognitivas complejas.

Pero, a pesar del parecido, existen diferencias obvias entre la evolución del hombre y del chimpancé...

Los avances de la agricultura, el lenguaje, el arte, la música, la tecnología y la filosofía nos hacen únicos.

¿Qué es lo que nos ha permitido evolucionar y dejar atrás a los grandes monos?

Sorprendentemente, estas tremendas diferencias las provocan pequeñas variaciones genéticas.

Las variaciones de algunos nucleótidos de entre los cientos de un solo gen son la causa de nuestros enormes avances evolutivos: el desarrollo de un lenguaje complejo, la mejora en los músculos que posibilitaron los pulgares oponibles y la capacidad de andar y, lo más importante, el rápido desarrollo cerebral.

No sabemos exactamente dónde están ni cómo funcionan, pero estas diminutas diferencias que salpican nuestro genoma y millones de años de evolución nos separan de nuestros familiares más cercanos, los grandes monos.


Ponte en contacto con nosotros