Los comienzos de la química: la maldición del flogisto

Incluido en: El descubrimiento de los elementos

Los comienzos de la química: la maldición del flogisto

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Johann Becher, científico alemán del siglo XVII, avalo la teoría de que cuando las sustancias arden, liberan un elemento, que se bautizó con el nombre de flogisto. Se equivocaba, y su teoría errónea hizo que muchos químicos no fuesen conscientes de algunos de sus importantes descubrimientos .

Claves de aprendizaje

  • Johann Becher propuso que todas las sustancias inflamables contenían flogisto.
  • La teoría del flogisto hizo que los químicos no se apercibieran de la verdadera naturaleza de los elementos.
  • Henry Cavendish no se dio cuenta de que había descubierto el hidrógeno.
  • Joseph Priestley no comprendió que había descubierto el oxígeno.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para El descubrimiento de los elementos

A finales del siglo XVII, un hombre lanzó una idea que confundió a los químicos durante más de cien años.

Johann Becher, 1667

En 1667, el químico alemán Johann Becher andaba intrigado por lo que les ocurría a los materiales cuando ardían.

Sugirió que todas las sustancias inflamables contenían una sustancia escurridiza, pero importante, llamada «flogisto».

Flogisto

Una sustancia incolora e inodora que se liberaría al arder la materia, y lo que quedaría sería una forma de materia pura y «desflogistizada».

La teoría del flogisto fue tan aceptada que hasta convenció a los mejores químicos de la época, si bien ahora sabemos que era totalmente incorrecta.

Henry Cavendish, 1766

Unos 100 años después de que Becher presentase su teoría, el químico Henry Cavendish realizó un experimento con zinc en ácido. Captó el gas desprendido y vio que era inflamable.

Hidrógeno (H)

Había aislado hidrógeno, considerado ahora como uno de los elementos más abundantes y significativos...

Sin embargo, Cavendish no se percató de que había descubierto un nuevo elemento.

Pensó que había conseguido aislar el esquivo flogisto, y propuso que, además del aire normal, también existía un aire inflamable que contenía esa sustancia.

Joseph Priestley, 1774

Más avanzado el siglo XVIII, otro químico, Joseph Priestley, hizo una de las contribuciones más importantes en la historia de la química.

Sin embargo, y de nuevo debido al flogisto, no cayó en su importancia.

Priestley introdujo óxido de mercurio en una probeta y añadió mercurio líquido para sellarla.

Luego calentó el compuesto y observó cómo la columna de mercurio era empujada hacia abajo.

Se estaba generando un gas, que era capaz de avivar un ascua ardiente.

Priestley creyó que esto se debía a que el gas no contenía flogisto y a que la tablilla estaba volviendo a añadirlo y haciendo que prendiese...

...Pero en realidad había aislado oxígeno por primera vez.

Óxido de mercurio → mercurio y oxígeno. 2 HgO(s) = 2 Hg(l) + O2 (g)

De hecho, no fue consciente de que el oxígeno se encontraba por doquier, ni de que había sido el primero en aislar este importante elemento.

La pista falsa del flogisto estaba haciendo que los químicos no se apercibieran de la verdadera naturaleza de los elementos.


Ponte en contacto con nosotros