Los comienzos de la química: la profecía de Mendeléiev

Incluido en: El descubrimiento de los elementos

Los comienzos de la química: la profecía de Mendeléiev

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Cuando Mendeléiev creó su tabla periódica en 1869, también predijo la existencia de varios elementos aún por descubrir, como el galio. ¿Cuáles son las propiedades de este metal inusual y por qué fue tan importante su descubrimiento?

Claves de aprendizaje

  • Mendeléiev dejó huecos en su tabla periódica para poder acomodar elementos que todavía no habían sido descubiertos, y los nombró.
  • Mendeléiev realizó predicciones sobre las propiedades de los elementos por descubrir.
  • El galio fue descubierto en 1875.
  • El descubrimiento del galio dio validez a las predicciones de Mendeléiev.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para El descubrimiento de los elementos

La gran diferencia entre la tabla periódica creada por Mendeléiev en 1869 y otros intentos de la época no era lo que incluía, sino lo que no contenía.

A diferencia de otros científicos que intentaban encontrar relaciones entre los elementos existentes, Mendeléiev dejó huecos en la tabla donde pensaba que tenían que encajar elementos no descubiertos aún.

Llamó a tres de estos elementos eka-aluminio, eka-silicio y eka-boro, y predijo sus propiedades con gran precisión a partir de su posición en la tabla.

Con gran audacia, Mendeléiev afirmó que el eka-aluminio sería descubierto pronto y que tendría un peso atómico en torno a 68.

Sería un metal, de color plateado, con un bajo punto de fusión y una densidad aproximadamente seis veces mayor que la del agua.

Y seis años más tarde, se demostró que tenía razón...

Paul Lecoq de Boisbaudran, 1875

El científico francés Paul Lecoq de Boisbaudran identificó un metal plateado con un peso atómico de 69,72. Lo bautizó con el nombre de galio, por el nombre en latín de Francia.

Galio (Ga)

El primer elemento fantasma de Mendeléiev había sido encontrado, y sus propiedades eran muy parecidas a las que él había predicho.

El galio, que tiene un punto de fusión bajo, de 30°C, es uno de los cuatro elementos metálicos que son líquidos a temperatura ambiente.

Elementos metálicos líquidos a temperatura ambiente: Galio (Ga). Mercurio (Hg). Cesio (Cs). Francio (Fr)

El galio no reacciona ni con el aire ni con el agua a temperatura ambiente, y es el metal que se mantiene en estado líquido en un mayor rango de temperaturas.

Aunque comparte muchas de sus características, el galio es mucho menos tóxico que el mercurio, por lo que puede utilizarse en los termómetros médicos sin riesgo alguno.

Además, se ha empleado para fabricar diodos emisores de luz, semiconductores y hasta para desarrollar compuestos para combatir la malaria.

No obstante, la importancia histórica del galio residirá siempre en que ayudó a dar validez a la teoría de Mendeléiev.

La tabla periódica solo empezó a ser aceptada tras el descubrimiento del galio... y Mendeléiev llegó a la conclusión de que su sistema ya no podía ponerse en duda.

Poco después, el eka-boro y el eka-silicio fueron descubiertos y recibieron los nuevos nombres de escandio y germanio, y pasaron a llenar un par más de huecos en la obra maestra de Mendeléiev.


Ponte en contacto con nosotros