Los hongos

Incluido en: Las cadenas tróficas

Los hongos

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Descubre el fascinante mundo de los hongos: no son vegetales ni animales, sino que conforman una clasificación independiente de organismos vivos.

Claves de aprendizaje

  • Los hongos no son ni plantas ni animales.
  • Casi todos los hongos están formados por un entramado de hilos fibrosos denominado micelio.
  • Pueden ser parasitarios, dañinos o beneficiosos.
  • Se emplean para hacer pan y fabricar penicilina.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Las cadenas tróficas

Los hongos son una clase de organismo atípico.

No son vegetales ni animales y conforman una clasificación aparte de organismos vivos.

Hay aproximadamente un millón y medio de especies de hongos, como el champiñón, la amanita y los mohos.

Hongos: 1,5 millones de especies.

Estas estructuras son el fruto de un hongo, que contiene millones de diminutas esporas, el equivalente a las semillas en los hongos.

Esporas: estructura reproductiva adaptada a la dispersión.

Un pedo de lobo gigante contiene unos 7 millones de esporas, que transporta el viento o que se liberan por impacto.

Y las estrellas de tierra emplean las gotas de lluvia para lanzar sus esporas al aire.

Casi todos los hongos están formados por un entramado de hilos fibrosos llamado «micelio».

Micelio

Estos entramados pueden ser inmensos. El organismo más grande sobre la Tierra es una armillaria de Oregón, EE. UU. Mide 10 km2 y se calcula que tiene 8.000 años.

Parasitarios

La armillaria es un parásito. Su micelio crece en el interior de los árboles, les roba el agua y los nutrientes, y los mata.

Otros hongos parasitarios atacan a los insectos. Sus esporas invaden el cuerpo del insecto y se aprovechan de su energía y nutrientes para alimentar el crecimiento del hongo... y suelen matar al insecto.

Simbióticos

En cambio, otros hongos son simbióticos.

Su micelio se enreda en la raíces de las plantas, facilita la captación de nutrientes y las ayuda a crecer. A cambio, la planta pasa carbono al hongo, además de otros productos de la fotosíntesis que son vitales para su crecimiento.

La mayoría de los hongos se alimenta de vegetación y desechos en descomposición. Estos son los hongos saprofitos.

Hongos saprofitos

Este proceso es importante, ya que devuelve al suelo nutrientes vitales.

Los hongos pueden ser muy útiles.

Aunque algunos son muy tóxicos, otros sirven de alimento a insectos, a animales y a nosotros.

Los hongos se emplean para hacer subir el pan, para fabricar queso azul e incluso para obtener medicinas como la penicilina.

Así que, aunque parezcan raros, los hongos son una parte esencial del mundo natural.


Ponte en contacto con nosotros