Los nueve meses que nos formaron: los espermatozoides

Incluido en: El embarazo

Los espermatozoides

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

El 99 % de los espermatozoides muere antes de alcanzar el óvulo. ¿Qué retos deben superar los espermatozoides en su viaje desde los testículos para fecundar el óvulo?

Claves de aprendizaje

  • A partir de la pubertad, los testículos producen 15.000 espermatozoides por segundo.
  • Los espermatozoides se eyaculan en el interior de la vagina mezclados con el líquido seminal, denominado semen.
  • Los espermatozoides deben nadar 10 cm para alcanzar el óvulo y la mayoría muere durante el viaje.
  • Solo un espermatozoide consigue llegar al centro del óvulo

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para El embarazo

Espermatozoides. Desde de la pubertad, los testículos producen 1.500 espermatozoides por segundo.

Cada uno vive 72 días y, durante las tres primeras semanas, desarrolla la capacidad de nadar.

Los espermatozoides se eyaculan en el interior de la vagina mezclados con el líquido seminal. En su conjunto se conocen como semen.

El semen contiene sustancias alcalinas para neutralizar la acidez de la vagina y fructosa como fuente de energía.

Tras la eyaculación, los espermatozoides deben nadar 10 cm para alcanzar el óvulo.

Pero es un camino peligroso.

Un espeso moco ácido protege la vagina de las infecciones.

Y es mortal para los espermatozoides.

El 99 % de los espermatozoides muere a los 20 minutos.

Los millones que quedan avanzan hacia el cuello uterino, un estrecho paso hacia el útero.

Aquí, el cuello uterino echa una mano a los espermatozoides. Las contracciones los impulsan hacia el interior del útero.

Ahora los espermatozoides deben elegir: hay dos trompas de Falopio, pero solo una lleva al óvulo. La mitad se equivocará.

Solo unos pocos afortunados vislumbran su objetivo.

El óvulo libera una señal química que atrae a los espermatozoides y actúa a modo de navegador.

Los espermatozoides reciben la señal y la siguen hacia su objetivo.

Pero aunque hayan llegado hasta aquí... solo sobrevive el más fuerte. Solo un espermatozoide alcanzará el interior del óvulo.


Ponte en contacto con nosotros