Los océanos: aguas profundas

Incluido en: Los biomas oceánicos

Los océanos: aguas profundas

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Las especies marinas han desarrollado extrañas y maravillosas adaptaciones que les permiten vivir a profundidades mucho mayores de las que puede alcanzar la luz solar.

Claves de aprendizaje

  • A más de 200 m bajo la superficie del mar, ya no puede realizarse la fotosíntesis y existe muy poca luz solar.
  • A 1.000 m bajo la superficie del mar, la oscuridad es total y sobreviven muy pocos organismos.
  • Las criaturas que habitan en la zona batipelágica (de 1.000 a 4.000 m por debajo del nivel del mar) están especialmente adaptadas a las condiciones extremas.
  • Cada noche, millones de animales que viven en las profundidades del mar migran para alimentarse más cerca de la superficie donde pueden encontrar comida.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

Estos cachalotes van a sumergirse a una profundidad de más de 1.000 m en busca de alimento.

Su viaje comienza en la cálida zona fótica y los lleva, a través de la penumbra, hacia la oscuridad total.

200m

Al llegar a los 200 metros de profundidad, la luz del sol comienza a desvanecerse.

Han entrado en la zona mesopelágica o de penumbra.

Zona mesopelágica: Profundidad: 200-1.000 m. Presión moderada. Temperatura: De 4 ºC a 5 ºC. Luz solar escasa

Como es una zona demasiado oscura para que se dé la fotosíntesis, no hay plantas, por lo que los animales son más escasos que en zonas superiores.

La mayoría de los animales son transparentes, como el anfípodo gigante, para esconderse en la oscuridad.

Los depredadores han desarrollado ojos enormes, para detectar a sus presas en la penumbra.

1.000 m

A los 1.000 metros, la oscuridad es total y los pulmones de las ballenas se comprimen al 1 % de su tamaño normal.

Esta es la zona batipelágica o de media noche.

Zona batipelágica: Profundidad: 1.000-4.000 m. Presión extrema. Temperatura: 0-2 ºC. No hay luz solar.

Este oscuro mundo contiene criaturas extrañas.

La mayoría tiene el cuerpo blando, para que la presión no los dañe, y son rojos o negros, para confundirse con la oscuridad, como el calamar vampiro.

Otros emplean la bioluminiscencia para crear su propia luz y atraer a las presas, encontrar pareja o defenderse.

Bioluminiscencia: Luz emitida por los organismos vivos. Los pigmentos reaccionan con el oxígeno y crean luz.

Este pez abisal emplea una caña de pescar luminiscente para atraer a las presas, y la medusa periphylla asusta a los depredadores con su luz.

Todas las noches, millones de animales migran desde las profundidades para alimentarse. Es una de las mayores migraciones de la Tierra.

Al amanecer, vuelven a las profundidades de la zona batipelágica, pero el océano aún puede ser mucho más profundo y oscuro.


Ponte en contacto con nosotros