Los océanos: el fondo abisal

Incluido en: Los biomas oceánicos

Los océanos: el fondo abisal

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

En el abismo oceánico, el más profundo de todos los ecosistemas acuáticos, la vida es escasa. Sin embargo, algunas criaturas adaptadas correctamente logran sobrevivir en el hábitat más inhóspito de la Tierra.

Claves de aprendizaje

  • La zona abisopelágica (o abisal) comienza a 4.000 m bajo la superficie del mar y es el hábitat más hostil del planeta.
  • En la zona abisal la vida animal es escasa, pero a través de la adaptación y alimentándose de la carroña, pueden sobrevivir ecosistemas enteros.
  • La dorsal mesoatlántica es la mayor cordillera montañosa de la Tierra y se encuentra muy por debajo del nivel del mar, en la zona llamada abisal.
  • Existen una serie de fosas colosales bajo el océano, la mayor de todas ellas son las Fosas de las Marianas, de 11 km de profundidad.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

Si dejamos atrás las cálidas y azules aguas de la zona superior del océano, descendemos al hábitat más profundo e inhóspito de la Tierra.

Esta es la zona abisopelágica o fondo abisal.

el fondo abisal

La zona abisal comienza a los 4.000 m de profundidad. Encerrado en la oscuridad y con presiones aplastantes, es el bioma más grande y misterioso de la Tierra.

Zona abisopelágica: Profundidad: 4.000-6.000 m. Presión aplastante.

Sorprendentemente, aquí hay vida. Animales como la ofiura o el pez trípode se alimentan de los nutrientes del sedimento.

Mientras que los carroñeros se alimentan de los cadáveres que caen.

La mayor cordillera montañosa de la Tierra se encuentra en el fondo abisal. Es la dorsal mesoatlántica, que abarca unos 50.000 km.

Dorsal mesoatlántica: Profundidad: 2.500-4.000 m. Altitud: hasta 3,2 km.

Los respiraderos hidrotermales arrojan al océano agua extremadamente caliente y con gases venenosos.

Respiraderos hidrotermales: Temperatura: 400 ˚C. Liberan ácido sulfídrico

Curiosamente, estas chimeneas están rodeadas de ecosistemas enteros. Las bacterias pueden convertir los gases dañinos en energía y son el alimento de cientos de especies, como el gusano tubícola, el mejillón, el cangrejo blanco y la alvinella pompejana, que sobreviven a temperaturas de hasta 80 grados centígrados.

Unas fosas colosales cortan la planicie abisal. La fosa de las Marianas es la mayor de todas. Podría tragarse fácilmente el Everest.

Fosa de las Marianas: Océano Pacífico Occidental. Profundidad: 11km

A estas profundidades está la zona hadopelágica, el más profundo de todos los hábitats oceánicos.

Zona hadopelágica: Profundidad: 6.000-11.000 m.

Los animales son escasos, pero hay gambas y medusas que se alimentan de nieve marina, que es la materia orgánica que cae de los hábitats superiores.

Han llegado más personas al espacio que a estos fondos abisales. Con cada inmersión, se hacen nuevos descubrimientos en este extraño y vasto mundo.


Ponte en contacto con nosotros