Migración: reproducción

Incluido en: Migración

Migración: reproducción

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Algunos animales deben migrar para reproducirse. El salmón del pacífico migra miles de kilómetros para desovar; un viaje extraordinario que termina con la muerte.

Claves de aprendizaje

  • El salmón del pacífico migra miles de kilómetros para reproducirse.
  • Sus huevos solo sobreviven en agua dulce.
  • Su viaje desde el mar aguas arriba hasta las zonas de desove.
  • Se enfrentan a que los coman los osos y a quedarse varados en aguas poco profundas.

Este video no tiene asociado ninguna Guía de Exploración Didáctica.

Los salmones del Pacífico pasan su vida en el mar. Pero cuando son adultos de cuatro años migran al mismo río de agua dulce en el que nacieron, para reproducirse. Este es su último acto.

El salmón del Pacífico vive en aguas saladas. Los huevos de salmón solo sobreviven en agua dulce. Esta especie debe migrar para reproducirse.

Primavera

El salmón del Pacífico comienza su migración durante la primavera, lejos de la costa de Norteamérica.

Tarda dos meses en recorrer 3.000 km hasta la costa de Alaska, su lugar de nacimiento.

El salmón del Pacífico tiene un sorprendente sentido del olfato y puede detectar una gota de agua de su río natal en 8 millones de litros de agua salada.

Aún así, muchos no llegan a sus zonas de desove.

Primero, el cuerpo del salmón debe adaptarse al agua dulce.

No volverán a comer y dependerán de sus reservas para remontar la corriente.

Los ríos pierden profundidad y muchos salmones se quedan varados.

Por suerte, se avecina una tormenta que llena los ríos rápidamente, pero el salmón debe enfrentarse ahora a una serie de cascadas.

Afortunadamente, su cuerpo es casi todo músculo y su forma aerodinámica les ayuda a navegar en la cascada.

Pero se arriesgan a caer en las fauces de un depredador, porque los hambrientos osos esperan.

Otoño

Después de un peligroso y extenuante viaje de cuatro meses, los salmones alcanzan su lugar de desove el largo tramo de grava en el que ellos mismos nacieron cuatro años antes.

Los salmones se emparejan y aparean. Las hembras ponen los huevos y los machos sueltan una nube de esperma para fertilizarlos.

Este es su último acto: han agotado sus últimas energías.

El salmón del Pacífico pronto morirá.

Su instinto les lleva a migrar miles de kilómetros para reproducirse y solo la muerte los puede detener.


Ponte en contacto con nosotros