Nutrición en el ciclo vital

Incluido en: La nutrición

Nutrición en el ciclo vital

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Desde los recién nacidos hasta los ancianos, los cambios en nuestra dieta son vitales según vamos haciéndonos mayores. Descubre cómo los distintos nutrientes ayudan al cuerpo a funcionar en las distintas etapas de la vida.

Claves de aprendizaje

  • Nuestras necesidades nutricionales cambian al hacernos mayores.
  • Durante el embarazo, es importante una buena nutrición para proteger a la madre y al bebé.
  • Los adolescentes necesitan más energía de los alimentos debido a los cambios que se producen en su cuerpo.
  • Al envejecer, necesitamos menos energía, pero la misma variedad de nutrientes.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La nutrición

A medida que vamos creciendo y cambiando, también varían los nutrientes específicos que necesitamos.

Embarazo

Durante el embarazo, una buena nutrición es esencial para prevenir defectos en el feto y proteger a la madre.

El ácido fólico es importante para prevenir defectos congénitos, y los nutrientes como el hierro, el cinc y el calcio también son esenciales para un embarazo saludable.

Niñez

Durante el primer año de vida, el bebé triplica su tamaño.

La leche materna es una fuente de energía muy nutritiva que aporta las cantidades adecuadas de grasa para ayudar al crecimiento.

Cuando el bebé se convierte en niño, puede obtener su energía de otras fuentes, y las grasas deben suponer solo un tercio de las calorías diarias.

En esta fase, la vitamina D y el calcio de la leche son especialmente importantes para unos huesos fuertes.

Adolescencia

En la adolescencia se necesita más energía que en cualquier otra etapa, por los muchos cambios corporales que se producen.

Es importante tomar una dieta rica en energía, pero equilibrada, con los distintos nutrientes necesarios.

Vejez

La necesidad de energía disminuye con la edad, pero no así la de proteínas, vitaminas y minerales.

Uno de los problemas más frecuentes de la madurez es la osteoporosis, especialmente entre las mujeres.

Es una enfermedad que reduce la densidad ósea y aumenta el riesgo de fracturas.

Tomar mucha vitamina D y mucho calcio durante toda la vida ayuda a protegernos contra la osteoporosis.

El cuerpo humano es una máquina compleja que debemos alimentar con los nutrientes adecuados para que funcione correctamente durante todas las etapas de la vida.


Ponte en contacto con nosotros