Omega-3: ¿una grasa sana?

Incluido en: Conceptos alimentarios básicos

Omega-3: ¿una grasa sana?

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

La historia de un experimento radical que cambió totalmente la opinión científica sobre los efectos en la salud de los ácidos grasos omega-3.

Claves de aprendizaje

  • Sinclair descubrió que los ácidos grasos omega-3 eran beneficiosos para la salud.
  • Estudió la dieta de los esquimales puesto que tenían una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares.
  • El ser humano no puede producir ácidos grasos omega-3, por lo que ha de ingerirlos.
  • Las mejores fuentes son los pescados azules como el salmón, el atún y la caballa.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Conceptos alimentarios básicos

El Profesor Hugh Sinclair, bromatólogo

En la década de 1940, el profesor Hugh Sinclair dio a conocer el hecho de que los esquimales casi no padecían enfermedades cardiovasculares, a pesar de tener una dieta muy rica en grasas.

De ahí que pensara que los ácidos grasos omega-3, prevalentes en su dieta basada en el pescado, podrían ser beneficiosos para la salud.

La idea de que la grasa pudiera ser buena para el ser humano iba en contra de la opinión científica de la época, y Sinclair fue objeto de burla...

Sin embargo, en 1979, 30 años más tarde, se embarcó en un experimento radical en Groenlandia para probar su hipótesis.

Durante 100 días vivió a base de una «dieta esquimal»...

Hugh Sinclair - «Esto es lo que he estado comiendo durante los últimos 3 meses... carne de foca y pescado, cualquier cosa procedente del mar».

Para comprobar los efectos de esta dieta en su cuerpo y su sangre, Sinclair se hacía cortes y cronometraba cuánto tiempo tardaban en parar de sangrar.

Este proceso pasó de durar 2 minutos al principio a más de 50 minutos.

Sinclair conjeturó que la dieta esquimal hacía menos espesa la sangre, lo que impedía que coagulase, y reducía el riesgo de infarto.

Ácidos grasos omega-3

Multitud de estudios posteriores sobre la eficacia de los ácidos grasos omega-3 han dado crédito a la hipótesis de Sinclair.

Los ácidos grasos omega-3 nos ayudan a protegernos contra las enfermedades cardiovasculares y son cruciales para el funcionamiento del cerebro y el desarrollo del cuerpo.

Nuestros cuerpos no pueden producirlos, por lo que tienen que formar parte de nuestra dieta.

En realidad, existen tres tipos distintos de ácidos grasos omega-3.

Pertenecen todos a una familia de ácidos grasos de cadena larga que tienen como rasgo distintivo común un doble enlace carbono-carbono entre el tercer y el cuarto átomo de carbono, contando desde el extremo metilo de la cadena carbonada.

Aparecen en varios alimentos y tienen distintos beneficios para la salud.

Puesto que la mayoría de nosotros no ingiere suficientes ácidos omega-3, ahora los bromatólogos los añaden a todo, desde los cereales a las barritas de pescado.

Sin embargo, la mejor fuente de omega-3 siguen siendo los pescados azules tales como el salmón, el atún, la caballa, o, como en el caso de Sinclair, ¡la carne de foca!


Ponte en contacto con nosotros