Tesoros de la Tierra: las piedras preciosas

Incluido en: Los ciclos de las rocas

Las piedras preciosas

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Descubre las condiciones concretas que se requieren para que se formen esmeraldas, rubíes y zafiros; y cómo se carece del potencial de desarrollarlos en laboratorios.

Claves de aprendizaje

  • Las esmeraldas se forman con berilio.
  • Los zafiros y los rubíes se forman a partir del corindón.
  • Se pueden producir artificialmente.
  • Se emplean en láseres y en dispositivos ópticos infrarrojos.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Los ciclos de las rocas

Las esmeraldas, los zafiros y los rubíes son piedras preciosas muy inusuales y de gran valor.

Están consideradas, junto con los diamantes, las piedras más preciosas de todo el planeta.

Las esmeraldas son muy difíciles de conseguir porque se forman con berilio, un elemento que se encuentra en muy pocos lugares de la Tierra.

Esmeraldas: formadas a partir del berilio

Para crear una esmeralda, el berilio debe combinarse con otros elementos de la corteza terrestre, en condiciones de temperatura y presión muy específicas.

Por tanto, las esmeraldas naturales son unas de las piedras preciosas más raras.

Quizá este sea el motivo por el que son más valiosas que muchos diamantes.

Sin embargo, los científicos han podido recrear las condiciones necesarias de temperatura y presión en un laboratorio para crear esmeraldas sintéticas.

Lo que significa que parecen ser más comunes de lo que son en realidad.

Tanto los zafiros como los rubíes se forman a partir del corindón, un mineral compuesto por óxido de aluminio.

Zafiros y rubíes: Coridón. Óxido de aluminio

La presencia de elementos como el hierro o el titanio pueden generar un espectro completo de zafiros de color.

Zafiro de colores: Hierro, titanio

Pero si por el contrario lo que hay es cromo, la piedra se vuelve de color rojo y el zafiro se convierte en rubí.

Rubíes: cromo

A pesar de no ser tan duros como el diamante, tanto el zafiro como el rubí son más resistentes que la mayoría de las piedras preciosas y tienen muchas aplicaciones prácticas.

Al igual que las esmeraldas, se pueden producir de forma artificial y su claridad y dureza les convierte en los componentes ideales para dispositivos ópticos de infrarrojos y láser.


Ponte en contacto con nosotros