Tipos de tiempo atmosférico: introducción

Incluido en: Los sistemas meteorológicos

Introducción al tiempo atmosférico

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Los sistemas climáticos de nuestro planeta dependen de un elemento: el aire. Descubre cómo la energía del Sol, que afecta al movimiento del aire, determina nuestro clima.

Claves de aprendizaje

  • Nuestra meteorología es un sistema complejo y caótico.
  • Está marcado por el Sol que influye sobre el movimiento del aire.
  • El aire siempre viaja de áreas de altas presiones a zonas de bajas.
  • La humedad tiene una gran influencia.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para Los sistemas meteorológicos

La lluvia, el sol, las nubes y el viento... las condiciones siempre cambiantes de nuestra atmósfera originan el tiempo atmosférico.

Es un sistema caótico y complejo...

Pero todo depende de la energía del Sol, que afecta al movimiento del aire.

Presión

El aire pesa más de lo que imaginamos: a nivel del mar, 1 metro cúbico de aire pesa 1,2 kg.

La presión del aire, o presión atmosférica, es el peso total del aire que existe sobre un punto en concreto.

Es mayor a nivel del mar y disminuye con la altitud, a medida que el volumen de aire superior se reduce.

Presión atmosférica: disminuye con la altitud

Temperatura

El Sol calienta el planeta de forma irregular; el Ecuador recibe mucho más calor que los polos.

Estas diferencias de temperatura en el planeta afectan a la presión atmosférica.

Cuando el aire se calienta, se vuelve menos denso y asciende, con lo que la presión de la atmósfera en este punto disminuye.

Y cuando el aire frío más denso se hunde, la presión atmosférica aumenta.

El aire siempre se desplaza de áreas de alta a baja presión: cuanto mayor sea la diferencia entre la presión alta y la baja, más fuerte será el viento.

El aire caliente asciende: bajas presiones. El aire frío desciende: altas presiones. El aire se desplaza de alta a baja presión

La temperatura también afecta a la humedad, que es la cantidad de vapor de agua en el aire y que es clave para la precipitación.

Humedad

El aire caliente puede acumular más vapor de agua que el aire frío; al ascender, el aire caliente se enfría y empieza a desprenderse de parte del agua.

Cuando alcanza su punto de saturación, el vapor de agua comienza a condensarse y forma nubes, y acaba liberándose en forma de precipitación.

El aire caliente asciende y se enfría. El vapor de agua se condensa en nubes. Se libera en precipitaciones

Así, en los sistemas de bajas presiones, el aire que sube y se enfría origina fuertes vientos y lluvias intensas.

Pero el aire que desciende en un sistema de altas presiones puede retener más agua, con lo que proporciona cielos despejados y tiempo apacible y estable.

La inclinación y la rotación de la Tierra complican los efectos en la atmósfera.

Este hecho crea una fuerza de rotación, llamada efecto Coriolis que desvía los vientos hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur.

Efecto Coriolis: afecta a la dirección global del viento

Tras la complejidad de los cambios meteorológicos se esconden fuerzas como la rotación de la Tierra y su traslación alrededor del Sol.


Ponte en contacto con nosotros