Zorro plateado: cría y comportamiento

Incluido en: La genética

Zorro plateado: genética y comportamiento

Lo sentimos este video no se puede visualizar sin que te suscribas.

Por favor Inicia sesión o suscríbete para poder visualizarlo por completo.

Resumen

Un excepcional experimento de cría en Siberia intentó eliminar los genes de la agresividad de los zorros salvajes. ¿Tuvo éxito el experimento?

Claves de aprendizaje

  • ¿Pueden domesticarse los zorros plateados agresivos?
  • Durante generaciones, los científicos de Siberia seleccionaron y criaron a los más mansos.
  • Produjeron una raza más mansa con genes de mansedumbre.

La casi totalidad de los temas cuenta con un pack de materiales de aprendizaje dirigidos tanto al docente como a los alumnos. Entre los recursos incluidos hay bloques con ampliación de las preguntas formuladas, diagramas etiquetados y mudos así como diversas imágenes asociadas. Puedes descargarte todos estos recursos bien en una carpeta zip o bien uno o a uno.

Inicia sesión para consultar los materiales de aprendizaje para La genética

Durante los últimos 50 años se ha realizado un sorprendente experimento para ver cómo la cría afecta al comportamiento animal.

En 1959, unos científicos siberianos pusieron en marcha dos programas de cría con zorros plateados.

El primer experimento era para ver si se podía domesticar a los zorros.

Los científicos seleccionaron y criaron a los zorros más mansos.

En cada nueva generación, solo se dejó procrear a los más mansos.

Después de varias generaciones, la agresividad comenzó a desaparecer.

Dra. Lyudmila Trut, Instituto de Genética, Siberia - «Los cambios radicales se observaron en la 8.ª generación, cuando los zorros comenzaron a buscar el contacto con las personas y a demostrarles cariño. Lo asombroso era que los cachorros que empezaban a gatear abrían los ojos y mostraban cariño por las personas: jadeaban, movían la cola y aullaban».

Y medio siglo después, este grupo de zorros es más manso que nunca.

Se ha conseguido domesticar a estos animales criando solo a los que mostraban un comportamiento especial.

El segundo experimento solo usaba zorros agresivos, criados específicamente para mantener su naturaleza agresiva.

De esta forma, los científicos pudieron comparar ambos grupos de zorros. Descubrieron que la diferencia de comportamiento estaba en los genes.

Dra. Lyudmila Trut, Instituto de Genética, Siberia - «Llevamos el experimento un paso más allá y trasplantamos embriones de madres agresivas a madres mansas, pero el resultado fue el mismo. Se demostró que no se puede cambiar el gen de la agresividad y que se mantiene en la siguiente generación».

Los genetistas ya han localizado varios genes responsables de la mansedumbre.

Dra. Anna Kukekova, Universidad de Cornell, EE.UU. - «Es complicado. Estamos casi seguros de que este comportamiento no lo regula un solo gen, sino un grupo de ellos».

Estos sorprendentes experimentos han permitido demostrar cómo la cría selectiva puede afectar no solo a las características físicas sino también al comportamiento.


Ponte en contacto con nosotros